Bodega Nautilus

Vinos de Laujar

El Valle del Andarax, situado a una altitud de 900 metros en la meseta de la Alpujarra Almeriense, es un lugar perfecto para el cultivo de la vid. En otros tiempos la zona era famosa por sus uvas de mesa tardías, que se exportaban por todo el mundo. Hoy en día, las parras que crecen en bancales sobre las empinadas laderas de los montes, son un ejemplo del recuerdo de aquella época.

Laujar de Andarax está ganando fama por sus vinos, que se elaboran no sólo con las uvas autóctonas sino también con variedades introducidas como la Cabernet Franc, Saugvinon Blanc, Syrah y Merlot, iniciativa importada por Bodegas Valle de Laujar. La variedad de vinos blancos, rosados y tintos de Bodegas Valle de Laujar, ganan adeptos entre los buenos conocedores.

 

Vinos de La Mancha

La Denominación de Origen La Mancha, comenzó su andadura como tal en el año 1973, aprobándose su reglamento por Orden Ministerial en 1976. Dicho reglamento da cabida a 182 términos municipales; 12 de ellos en la provincia de Albacete, 58 en Ciudad Real, 66 en Cuenca y 46 en Toledo. Por su extensión constituye la mayor agrupación vitivinícola del Mundo, con 193.133 hectáreas, de las cuales 18.216 se encuentran en Albacete, 94.970 en Ciudad Real, 37.649 en Cuenca y 42.298 en Toledo.

En los vinos blancos se suele utilizar la variedad Airén y Viura para los jóvenes, la Chardonnay para los fermentados en barrica y la Sauvignon Blanc para la realización de coupage. Por lo general son vinos francos, de graduación moderada, afrutados y aromáticos.

Los rosados elaborados principalmente con la variedad Garnacha, también se elaboran con la Cencibel, son de bellos, brillantes y vivaces tonalidades, afrutados y en boca se muestran ligeros y frescos. Los tintos de crianza, con dos años de envejecimiento natural, de los cuales uno de ellos deberá ser en barrica, son vinos de color intenso y nariz fina, de un sedoso paso por boca, plenos y redondos. Los tintos reserva, tendrán una crianza mínima de doce meses en barrica y 24 meses en botella y los tintos gran reserva tendrán una crianza mínima de 24 meses en barricas de roble y 36 meses en botella. En La Mancha también se elaboran vinos Espumosos mediante el método tradicional, con un mínimo de nueve meses de crianza en botella, elaborados con la Airén y la Macabeo o un coupage de ambas son vinos brillantes de burbujas pequeñas y persistentes, de claros aromas frutales, frescos y equilibrados.

Priorato

La Denominación de Origen Priorato fue reconocida en 1975 y en el 2000 obtuvo la categoría de "Calificada" convirtiéndose así en la segunda denominación que obtiene este título, después de Rioja.

Pero sin duda alguna fue el informe que publico la FAO en 1974 sobre la actividad agraria de la entonces depauperada zona del Priorato, en el que se concluía que la región cumplía con todas las condiciones necesarias para poder elaborar algunos de los mejores vinos del mundo, el que impulsó decididamente esta comarca vinícola. Ese informe y la voluntad y perspicacia de jóvenes enólogos y productores que materializaron, mediante la aplicación de modernas tecnologías y controles exhaustivos de calidad, esa posibilidad. Haciendo así honor, sus actuales vinos, a la nueva categoría de Denominación de Origen Calificada Priorato.

Los vinos del Priorato reflejan indefectiblemente su paisaje, su hábitat, su ecosistema, el vigor de sus montañas, la calidez de su sol, la suavidad de sus valles, la variedad de aromas que difunden sus vientos, la rudeza del granito bajo las raíces de sus vides, y el centello de la mica a la luz solar. Por ello son vinos únicos, sin duda alguna de los mejores del mundo. La calidad de sus caldos, tanto los tradicionales como los nuevos, se basa en un microclima y un suelo únicos. Es este terreno y la mezcla de viejos y nuevos vinos lo que ha hecho del Priorato una de las zonas de cultivo más estrechamente observadas de Europa.

Rioja

La Denominación de origen calificada Rioja, se encuentra situada en el Valle del Ebro y sus afluentes (Tirón, Oja, Najerilla, Iregua, Leza, Jubera, Cidacos), limitando al norte con la Sierra de Cantabria y al sur con la Sierra de la Demanda. Es una región vinícola pluriprovincial, pues sus 57.000 hectáreas actuales de viñedo se distribuyen entre las Comunidades autónomas de La Rioja (80%), Navarra (5%) y Euskadi (15%).

Su diversidad climática y edafológica hacen que esta región vitivinícola se divida en tres subzonas: Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa, aunque ello no suponga una diferenciación en cuanto a la calidad de los vinos. Con una sabia combinación de las distintas variedades de uvas de la denominación de origen, así como de los mostos de las distintas subzonas que la componen, se elaboran la mayoría de los vinos de Rioja.

Los vinos tintos son frescos muy aromáticos, suaves al paladar y muy equilibrados, predominando en ellos la variedad Tempranillo.

Los vinos rosados, son ligeros y frescos al paladar, predominando para su elaboración la variedad Garnacha.

Los vinos blancos con su característico color amarillo verdoso, de aromas elegantes y ligeros y suaves al paladar, la variedad Viura es la predominante en su elaboración.

Vinos de Castilla y León (Bierzo)

Situada al noroeste de la provincia de León y lindando con Galicia y Asturias, el Bierzo, conocida por muchos como “la puerta de Galicia”, es una rica y fértil llanura rodeada de montañas. Probablemente, es mucho más conocida como un área minera y por la presencia de un pequeño grupo de ciudades industriales, pero es también una zona ideal para el viñedo. El valle donde se sitúan las vides posee una suave pendiente que nace en los bosques de pinos de las montañas circundantes y que los protege de las peores influencias del Atlántico.

Tanto por el paisaje como por sus vinos, se trata de un lugar de transición entre la meseta y Galicia, con excelentes tintos procedentes de la uva tinta Mencía y de los viñedos plantados junto a la vecina D.O. Valedoras.
Los productores locales se muestran orgullosos de realizar excelentes caldos con buenas técnicas con las que podría llegar a convertirse en una prolífica región vinícola.

Ribera del Duero

La Ribera del Duero está bendecida por una combinación única de tierra, microclima y una uva autóctona que produce unos magníficos y complejos vinos tintos. En esta altitud, la Tempranillo crece con una fina piel y una acidez con la que se producen deliciosos vinos jóvenes, pero que a la vez tienen la capacidad de envejecer magníficamente para dar lugar a Gran Reservas.

Tras la creación de la Denominación de Origen en 1982, muchas zonas de viñedos fueron replantadas. A partir de ese momento, bodegas de todos los tipos, desde pequeños negocios familiares a grandes cooperativas, pasando por bodegas individuales, comenzaron a invertir en las más modernas tecnologías de elaboración del vino. De igual modo, muchas familias que durante generaciones cultivaron y vendieron sus uvas a las bodegas de la zona comenzaron a construir sus propias bodegas. Al mismo tiempo, el Consejo Regulador ha estado trabajando desde entonces en la promoción genérica de los vinos amparados, tanto a nivel nacional como internacional.

Albariños (Rías Baixas)

Albariño, variedad mítica de Galicia que proporciona unos vinos aromáticos y untuosos. Sus aromas son frutales muy variados. De grano muy pequeño y muy dulce. Esta uva posee una gran capacidad de producción de azúcares, que en los buenos años puede alcanzar los 13% vol. de alcohol. También mantiene una riqueza en ácidos que muy pocas variedades consiguen en todo el mundo, unida a una riqueza en componentes aromáticos y sápidos que hace estos vinos muy identificables. El Albariño ha viajado a lo largo y ancho del mundo y allí donde ha estado siempre ha hablado bien de Galicia. Su aroma punzante, floral y afrutado ha ido haciéndose hueco en todos los lugares, hasta llegar a convertirse en un caldo imprescindible a la hora de hablar de vinos. El vino Albariño es el heredero de una larga tradición a la que nadie ha sido capaz de poner fecha de inicio.

El éxito obtenido en los mercados por el Albariño ha animado a los viticultores a experimentar con el envejecimiento en madera y en botella. Dos nuevas zonas de cultivo fueron incorporadas a la denominación en los años 1996 y 2000. Por este motivo, y porque otras subzonas comenzaron a producir durante esta década, la producción de vino se ha incrementado de forma considerable. Presentan un color que va del amarillo pálido al amarillo verdoso. En la nariz desarrollan aromas herbáceos y florales de excelente intensidad que pueden recordar a la manzana más bien madura, el albaricoque, el hinojo o la menta. La boca se distingue por su tacto graso y glicérico, su carácter afrutado y persistencia (en los mejores ejemplos con buenas dosis de complejidad y elegancia).

Vinos de Padules

Antaño la uva, para su consumo en mesa, fue el principal cultivo de la localidad, como también en el resto de la comarca. La uva de embarque, que se comercializaba fuera de Almería y que se trasladaba en barriles a otros lugares a bordo de barcos de carga, que se hacían con la fruta en el puerto de Almería, dio una gran prosperidad a la localidad y pueblos de la zona. Actualmente, desaparecida la demanda de este tipo de uva, se ha procedido a cultivar otra, la de viña, cuyo destino es la producción y elaboración de vino. Miembros del sector agrario de la localidad reconocen que esta reconversión ha obedecido a la demanda de la sociedad, que acepta muy bien la comercialización de los caldos y vinos almerienses.